MI NIIIIIIIÑO

 

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

LIBERADOS SINDICALES Y LIBERADAS SINDICALAS

Esta mañana, bien tempranito, aprovechando el sol que ya asomaba y la fresca brisa con que nos obsequiaba el Guadarrma, dirigí mis pasos hacia el centro de Madrid, no quería perderme la alegre bilbiriketa sindical contra las medidas del gobierno del PP mientras que su presidente, Mariano “cienporcien”, pasea su absolutismo por la calle Betis de Sevilla.
Acudir a estas manifestaciones sindicales tiene un plus de emoción pues puedes ver, si tienes suerte –claro-, a tus representantes sindicales; aquellos que nunca ves en la oficina, o en taller. Eso, naturalmente, si no están de vacaciones cuando se convoque la manifestación, que entonces -¡quien no lo entendería!- tendrán que sacrificarse y volar hasta el Caribe o tomar el barco para irse de crucero en lugar de estar sujetando la pancarta junto a Cándido que es lo que en realidad les mola.
El caso es que estaba yo tomando un café en una terraza y a babor y estribor tenía una gran cantidad de camaradas con sus banderas y sus ropas rojas que hablaban a grandes voces sobre la extraordinaria acogida que iba a tener esta manifa. Iba a escribir concentración pero esto es más de la derecha. La derecha se concentra, la izquierda se manifiesta. Seguramente alguien podría encontrar una explicación sociológica, o psicológica a esta diferencia. El caso es que entre voz y voz pude escuchar a los dirigentes de ambos sindicatos relatar a una televisión sus cuitas. Los compañeros y compañeras…, los afiliados y las afiliadas…, los trabajadores y las trabajadoras…
¡Coño!, pensé para mis adentros. Es cierto, sólo hay que girar la cabeza y observar que, por todas partes, aparecen hombre y mujeres vestidos de rojo, con las mismas pegatinas, las mismas banderitas, las mismas proclamas, pero ¿cuántas mujeres liberadas hay y qué cuota de género existe en los sindicatos?. Hago un repaso mental y me salen los siguientes secretarios generales de ambos sindicatos: Marcelino; Antonio Gutiérrez; Long John Silver Fidalgo y Toxo por parte de los CC.OOs. Nicolás y Cándido Méndez, por parte de los CC.AAs. ¿Mujeres?… Pues ahora mismo no sé si cero o ninguna.
Aburrido de escuchar ripios sin ningún tipo de imaginación (Rajoy, cabrón trabaja de peón y otros por el estilo) me vuelvo a casa con la tarea de escarbar en las Secretarías Generales de ambos sindicatos para ver hasta qué punto existe una cuota paritaria, que no dudo que exista, puesto que de lo contrario las feministas habrían organizado un guirigay de aquí te espero y habrían capado a un par de peleles con el careto de Toxo y de Méndez. ¿No creen ustedes?.
Pues ya ven ustedes que no va a ser así. Que resulta que, dentro del ámbito sindical los currelas se pasan por el forro la paridad entre sexos y los cargos, carguitos y cargazos se quedan en la balanza de los machomán. Comisiones Obreras: De dieciocho secretarías generales autonómicas, dieciséis son para varones y tan solo dos para señoras sindicalistas. Dos comunidades, eso sí, de una importancia básica para el sindicalismo patrio: Baleares y Melilla. La UGT, por su parte, anda peor todavía. Claro es que ellos tienen una disculpa; después de tener a Bibiana y Leire, cualquiera pone más cuotas en marcha. Pues bien, la UGT tiene una sola mujer al frente de una secretaría general autonómica y también de una gran importancia: Cantabria.
Es imposible, sin la ayuda de ambos sindicatos, saber el número exacto de sindicalistas liberados de uno y otro sexo. Debe de haber una diferencia tan grande entre unos y otros que no esperen ustedes ni una sola cifra o aclaración. Lo que extraña de esto es que se siga manteniendo como cierto que el feminismo lo practica la izquierda en exclusiva. Y más extraña todavía que las feministas no hayan cogido por los mismísimos a los sindicalistas y se manifiesten a las puertas mismas de las casas del pueblo y las sedes de ambos sindicatos.
Ustedes han escuchado, no me lo invento yo, frases y palabras como aquella de los miembros y las miembras, pero lo que nunca habrán escuchado es los liberados sindicales y las liberadas sindicalas. Igual es por que no existen…

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

LA LOTERÍA

Don Trifón Expósito tuvo un día un sueño. Esto no es inhabitual ni tan siquiera en el caso de don Trifón Exposito, pero ¡vaya si lo tuvo!. Un sueño como Dios manda. El sueño de don Trifón se construyó como las novelas antiguas: con su presentación, su nudo y su desenlace. El sueño de don Trifón también tenía presentación, nudo y desenlace y comenzaba junto al mostrador de doña Manolita, la lotera, culminando con el premio gordo de la lotería de Navidad. Entre la presentación y el desenlace se produjo el nudo que ¡ay!, fue lo que determinó que don Trifón no volviera a dormir en veinticinco años en la oquedad de su vetusto colchón de lana.
El caso es que don Trifón se recetó para cenar una sopa de fideo, con gallina, huevo duro y zanahoria y un par de docenas de alitas de pollo fritas y, claro, una vez encamado comenzó la operación de centrifugado que duró hasta altas horas de la noche. Llegando las primeras luces del alba, don Trifón durmió a la pata la llana hasta las diez de la mañana en que se levantó dando voces como un hotentote.
¡Germana!. ¡Germana!. Corre y ven con lápiz y papel. Rápido.
¿Va el señorito a testar?
¡Qué testamento ni qué niño muerto!. Toma nota. Rápido. Trece mil ciento ochenta y tres. Vamos, escribe.
¿En letra o en número?
Escribe y calla, insensata.
Ya va. ¡Qué genio!. Esto le pasa por zampabollos. Esta noche sopa de verduras y nada de vino.
Calla y toma nota.
Aquí tiene, ¡hombre!.
¿Cuando dinero nos queda en casa, Germana?
¿Dinero, dice?. Contando lo del Monte… hasta el jueves. El viernes y el sábado Dios proveerá.
Calla, que ya estoy haciendo planes para salir de pobres.
¡Ay, madre!. A este hombre se le han reblandecido los sesos. Si va a ser de tanto comer.
¡Dame todo lo que tengas!. Rápido.
Pero don Trifón, que tengo que bajar a la plaza.
Pues bajas y das vueltas hasta que te marees. Contestó mientras salía a medio vestir escaleras abajo.
De camino paró en la Caja de Ahorros para empeñar el sello de oro y la esclavina. Añadió el pisacorbatas para completar el lote.
Por estas fruslerías no puedo darle más de dos mil duros.
¡Pero si son de oro alemán!. Compradas en Hamburgo y traídas desde Johanesburgo, allá en Sudáfrica.
Ya lo sé, don Trifón. Pero el viaje no va incluido en la valoración.
¡Venga el dinero!, usurero.
¡Ay!, este hombre. ¿Que negocio se le ha ocurrido hoy?
He soñado el número que va a salir pasado mañana en la lotería de Navidad. Voy corriendo a ver si lo puedo localizar en doña Manolita, que allí tienen todos los números.
¿Pero está usted seguro?
¡Vamos que si estoy seguro!. Si usted quiere aporte una cantidad y yo le hago el recibo. Le hago este favor porque siempre me ha tasado bien, aunque comprenda que yo le tenga que llamar usurero…
No si lo entiendo, don Trifón. Tendría usted que oír lo que me dicen los demás depositarios.
Ya, ya. Me lo imagino. Bueno ¿que me dice? ¿Quiere usted jugar unas pesetas?.
¡Claro. No he de querer!. Si a usted no le parece mal podría decírselo también a los compañeros. Aquí no nos pagan bien y, ya sabe usted, todos tienen familia y nos vendría de perillas unos duros extra.
Vaya. Vaya y dígaselo. Usted me trae la cantidad y los nombres de los jugadores que yo les traeré mañana las papeletas de las participaciones.
Una vez juntadas las cantidades, don Trifón marchó en busca de su número que, pese a llevarlo apuntado, repetía en voz baja como si se tratase del secreto de la cábala. Trece mil ciento ochenta y tres. Trece mil ciento ochenta y tres.
Como quiera que a los hombres, por muy recto que sea su proceder, siempre ha de morderles el alacrán de la envidia y la maldad, se le ocurrió una idea que, maldita la hora en que hizo caso. Si compro todo el dinero en ese número, como ya sé cuál es el que va a salir, les puedo dar las participaciones en otro número y así me quedo yo todo el premio.
¿Y si te equivocas?, le decía su conciencia.
¡Calla, burra!, le gritaba el diablo que se apoderó de él. ¡Como se va a equivocar si sabe el número!. Trece mil ciento ochenta y tres, volvió a repetir para sí mismo.
Dicho y hecho. Compró las quince mil cuatrocientas once pesetas del empeño de sus joyas y del resto de aportaciones en el número trece mil ciento ochenta y tres y se dirigió a casa aferrado a los décimos que guardaba, como un usurero, en el interior de su bolsillo.
¡Germana!, trae la pluma, el tintero y el cuaderno de dos rayas.
Va. Ahora se lo llevo que estoy desescamando un chicharro que me ha dejado Manolo, el pescatero, a fiar.
Lávate las manos antes. No vayas a dejar olor a pescado en el cuaderno.
¡Pues, hombre!, ni que una fuera una guarra, se quejó en voz queda la Germana.
Ahí tiene. En qué lío se estará metiendo otra vez.
Calle y sigue con el chicharro.
Cuando Germana se hubo marchado, don Trifón comenzó a rellenar las participaciones, una por hoja, con una caligrafía cuidada y bien guiada por entre los dos renglones del cuaderno.
“El portador de la presente juega la cantidad de”: aquí tuvo que consultar para anotar la cantidad de cada uno de los empleados de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad. Fecha y firma. Terminado.
Seguidamente procedió a inventar un número. ¿Qué número le pongo yo a estos?. Uno que sea bonito. Además, ¡para lo que les va a tocar!, dijo con un toque de picardía. Pues voy a poner el mismo que el premiado pero del revés. Así no se me olvida si me preguntan. A ver trece mil ciento ochenta y tres. Luego será tres, ocho, uno, tres, uno. Justo. Ahí va. Treinta y ocho mil ciento treinta y uno.
Tras cenarse el chicharro al horno, con su poquito de limón incrustado en una rajas que Germana hizo en los lomos y un poco de pan rallado y las consabidas patatas panaderas se despidió de la fámula deseándole buenas noches. Pasó toda la noche en vela, unas veces pensando en cómo gastar la fortuna y otras con la conciencia reclamándole por su indigna acción. Sin pegar ojo dieron las ocho de la mañana y se levantó para asearse y salir a la Caja a entregar las participaciones.
¿Qué?, don Trifón. ¿Encontró el número?
No he de encontrarlo. En doña Manolita, ya le dije, tienen todos los números. Debería usted haber visto la cara con que me miró la dependienta. Yo creo que, de haber tenido dinero, ella misma hubiera elegido el mío, de seguro que me vio al pedirlo.
¿Y que número es?
El treinta y ocho mil ciento treinta y uno. Aquí tiene usted las participaciones de todos los empleados.
A ver, chicos, gritó el bancario. Ya están aquí las participaciones.
Gracias, don Trifón, por compartir con nosotros el premio.
No hay por qué darlas. ¿No les parece?. En otro momento, si alguno de ustedes tienen el sueño en otro sorteo se acordarán de mí ¿verdad?
¡Claro que sí, don Trifón!. Naturalmente.
Bueno, pues hasta mañana. Yo vendré nada más salir el gordo para que ustedes me lo guarden. Darán algún regalito por el ingreso ¿No?. ¡Qué sé yo!, un juego de sartenes, o una de esas tostadoras eléctricas que anuncian en la radio.
Eso es cosa de don Melquiades, el interventor. Luego, si usted quiere, se lo preguntamos.
Nada. No se preocupen. Mañana se lo preguntamos. Además… con lo que nos va a tocar, igual no nos hace falta regalo alguno ¿verdad?
¡Y tanto, don Trifón!.
Pues hasta mañana a todos.
Adiós, don Trifón. Hasta mañana.
El día veintidós amaneció como todos los días de la lotería. El frío se pegaba a la piel y una humedad proveniente de los montones de nieve de las aceras se colaba por entre los finos cristales de la ventana. Desde la cocina ya se oía la letanía de los niños de san Ildefonso: “ciento-cincuenta-millllllll peseeeeetas”. Una y otra vez escuchaba la cantinela. De un brinco se levantó de la cama y se vistió el albornoz sobre el pijama de rayas rojo y blanco. Mientras se acercaba a la cocina le llegó el aroma del tazón de leche con malta que Germana le tenía preparado.
¿Ha salido ya?
¿Y donde he de ir yo a esta horas?
No digo tú, mema. Digo el gordo. ¿Que si ha salido ya el premio gordo?
No. Aún no. Sólo uno de los terceros.
Mientras tomaba sus sopas con leche un batiburrilo conocido irrumpió en la emisora.
Treinta y ocho mil ciento treeeeeeinta y unoooooo. Ciento veinticinco millones deeeeee peseeeeetas.
¿Qué?, despertó como de un mal sueño.
Ahí lo tiene, dijo Germana. El gordo. ¡Cuánto ha madrugado!
Calla. Calla. A ver qué numero ha dicho.
El notario repitió el número con voz clara y potente.
Treinta y ocho mil ciento treinta y uno. Ciento veinticinco millones de pesetas.
La cuchara cayó de su mano y los ojos se le quedaron en blanco. De forma maquinal extrajo los décimos del bolsillo del albornoz y comprobó que era su número, pero exactamente al revés. Tal y como había rellenado en las participaciones.
Pero no puede ser, repetía una vez tras otra.
¿Qué ocurre?, le dijo Germana asustada por el rictus ceniciento de don Trifón.
Que ha salido el número que soñé yo, pero al revés, repitió por dos veces don Trifón.
Ya se lo dijo yo, dijo Germana. Eso es por comer tanto. El otro día, cuando las alitas de pollo, no podía dormir y amaneció usted con la cabeza en el piecero. Así, el número que soñó no es el que usted creía, sino al revés.
¿Pero qué dice esta loca?, se repetía para sí mismo. Pero ¿qué dice?
Mientras Germana le repetía el porqué de tener los números dados la vuelta se escucharon llamadas en la puerta con gran algarabía.
Don Trifón, don Trifón, que nos ha tocado. Tal como usted soñó. Le decían los empleados de la Caja que habían abandonado sus puestos de trabajo.
Tan solo dos horas después, la guardia urbana conducía a don Trifón esposado al calabozo municipal. No le dejaron ni cambiarse de ropa y fue trasladado con su albornoz y los pantalones de rayas rojas y blancas del pijama. Mientras, en el rellano de la puerta, Germana hipaba sus lágrimas amargas.
¡Mira que se lo decía!. El cenar tanto no es bueno. Un día le ha de traer tonterías. Ahí lo tienen. Eso por cenarse una docena de alitas y la sopa. Eso y dos vasos de vino. ¡Ay, Señor!. Lo que tiene cenar de más.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

TXUTXIN DE LA MANCHA

Unos amigos de la Agencia InvaSoria Press me hacen llegar una serie de crónicas noticiables que se han producido en la villa de Arcones (cuidadín con las rimas ¿eh?). Algunas de las personas que aparecen en las imágenes no son quienes vosotros pensáis, mala gente; lo que pasa es que una vez que te pones el pelucón ya nos parecemos casi todos. Así que si os parece bien os la envío para que os aproveche.

ECONOMÍA
En aplicación de la Ley de Cajas de Ahorro
EL BANCO DE ESPAÑA INTERVIENE EL CERDITO DE UN NIÑO DE SIETE AÑOS
Había prestado tres euros a su padre para tabaco y no lo había recogido en la declaración de patrimonio
Un equipo multidisciplinar encabezado por Wally González ha llevado a cabo una intervención inmediata ordenando el alejamiento del pequeño para evitar que destruya el papelito que el padre metió en la hucha y que decía: tres pavos pa’tabaco. La fiscalía está pendiente del informe patrimonial del niño para proceder a su denuncia ante la Delegación de Hacienda.

POLÍTICA AUTONÓMICA
Embalse del Cíjara
CAMBIAN UNOS CABALLOS ARGENTINOS POR CABALLITOS DE MAR PARA HACER UN EQUIPO DE POLO
Tras una inundación provocada por la instalación de una bomba de agua
Un equipo de ingenieros de la sociedad Entrebancales ha instalado una bomba de agua en el embalse del Cíjara para regar el cesped del club de polo Cijara Jaco’s Club. Ha sido tanta el agua elevada que ha sido preciso cambiar los caballos argentinos por unos caballitos de mar. Se nos fue la mano, ha declarado el ingeniero Txus Txus Yela. Estaba contando el último fin de semana en esta mi asociación al resto de ingenieros, cuando nos dimos cuenta que habíamos inundado la pradera entera.

TRIBUNALES
Las joyerías leonesas en situación de emergencia
VENDE TODAS LAS JOYAS DE SU ESPOSA PARA COMPRARSE UN RELOJ
Le llaman la Carmen Polo de El Bierzo
Al parecer es un individuo moreno, que se hace acompañar de un cómplice disfrazado de perro y que responde al nombre de Gasparín. La policía ha dado otras pistas para poder seguir al rey del trueque. Al parecer lleva dos pendientes hechos con los zarzillos de oro que ganó haciendo un vino de cojón de mico. Su esposa no ha querido denunciarle por que, ¡pobre!, si la culpa de todo la tiene el perro que le confunde, como la noche a Dinio.

SANIDAD
Podría estar utilizándose también en el Tour de Francia
PONEN EN CUARENTENA UN GAZPACHO POR DOPING
Al parecer, según informa la Agencia InvaSoria Press, se ha dado el caso de un hombre que lo toma y sale corriendo desde Arcones hasta Madrid

Nadie podía dar crédito a lo que estaba viendo. El tupper del gazpacho parecía la marmita de Obelix. Fue tomar el gazpacho y, dejando sin probar el resto de chuches, salió corriendo hasta Madrid como alma que lleva el diablo. Gonzalo de Santiago Camino, un profesor de instituto, se presentó en Arcones con una look que ya daba que pensar. Es cierto, comentó uno de los asistentes, llevaba unas zapatillas-tenis blancas como las de RainMan. Yo creo que era como las de Forrest Gump, declaró otro de los testigos.

TECNOLOGÍA
En Arcones, Segovia
UNA EMPRESA ESPAÑOLA PATENTA UN KIT DE PAELLERA CON REPARTEFUEGOS Y BOMBONA QUE HACE LAS PAELLAS SOLAS
Lo único que hay que añadir es el agua

Dos ingenieros estuvieron toda la mañana del sábado añadiendo agua a una presunta paella que había sido preparada en el nuevo kit denominado “Paella abandonada” aunque en realidad lo llamarán Mari’s Paella Kit-Kat. La presidenta de la empresa propietaria de la idea piensa hacer kits de una hasta cien raciones. Lo que se trata es de hacer una cosa de una sola pieza, que no precise ni cubiertos, ha declarado María Percebera. Los platos, vasos y cubiertos tendrán autonomía propia. Los de una a tres raciones se presentarán con un mosquetón para que pueda llevarse como un llavero. Además tendrá una pequeña luz intermitente y dos triángulos por si se para el coche.

SALUD PÚBLICA
En el barrio de Chueca (Madrid)
UN HOMBRE ES RECOGIDO POR LOS SERVICIOS PÚBLICOS DE SALUD VESTIDO DE HAWAINANA BAILANDO EN CHUECA
En lugar de cantar Waka-Waka cantaba Ñaca-Ñaca

Los servicios sociales no daban crédito. Estaba como ido, señalaron. Un hombre, que responde a las iniciales Ángel S. Si, Sí, Ese bailaba de una manera ostentosa mirando a los bares de Chueca y mientras contoneaba sus caderas cantaba Ñaca-Ñaca, en lugar de waka-waka como es lo tradicional. Afortunadamente los sanitarios consiguieron cubrirle con una manta antes de introducirlo en una ambulancia para ser atendido en el Hospital de Leganés, donde quedó ingresado.

ECOLOGÍA
Es un milano negro, decían unos. No, es un águila real
UN CURSO DE VERANO DE LA UNIVERSIDAD PIPI’S COLLEGE DE STANFORD BRIDGE TERMINA COMO EL ROSARIO DE LA AURORA
Ni milano, ni águila; era un ala delta
Dos alumnos, del Spinoza Center decían que era un águila real y los del Mary’s St. Javier School decían que era un milano negro. La discusión subió de tono hasta que descendió un ala delta, que era en realidad el pájaro que veían, y pidió un vaso de agua. Pues este libro, decía el alumno del St. Javier, es muy bueno y lo decía muy claro.

TELEVISIÓN
En Arcones, Segovia
UN NUEVO REALITY ACABA CON LA DIMISIÓN DE LOS SUBTITULADORES DEL CANAL DE TELEVISIÓN
Querían publicar todo lo que se hablaba

Eran seis pero parecían sesenta, declararon los encargados de subtitular la charla de las participantes. No había manera de enterarse de qué es lo que decía cada una. Cuando ya parecía que te habías metido en la conversación te dabas cuenta que eran las seis las que hablaban a la vez y, claro, así no hay manera de entenderse.

TURISMO
El Ministerio premia a los propietarios del hotel
EL HOTEL LA CERCA, DE ARCONES, CREA UNA FIGURA NUEVA: EL BONO PRECIO “POR QUE ME SALE DE AHÍ”
Cobra lo que quiere y cuando quiere

La propietaria cobró tres precios distintos a cinco alojados. Algunos de los alojados tuvieron derecho al desayuno y otros no. Es la libertad de mercado, joven, declaró la propietaria a este reportero.

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

A Arcones con dos… paellas

Paella muestra

El próximo fin de semana va a celebrarse un acontecimiento que, no por inhabitual, deja de tener su aquel. En las campas segovianas de Arcones se reunirá la Asociación Gastronómica La Estación de Txutxín. El menú no deja de resultar inquietante: diversas aportaciones de los socios y ¡sielos! una paella autonómica llevada a cabo por pinches y pinchas vascas, manchegos, cántabros, riojanos y… una conquense de Tieng Sing como co-directora. El diletante cocinero resulta ser, nada más y nada menos, que el propio presidente Txutxin o como dice nuestra embajadora en China y Japón Chung Chin.

Una empresa multinacional de juegos de consola y de rol se ha mostrado interesada en la realización, ingesta y posterior digestión de la paella. Al parecer -que no perecer- de lo que trata el videojuego es de añadir ingredientes a la paella y ver hasta dónde aguanta el guiso sin explotar. Posteriormente distintos participantes irán probando estas paellas y las del resto de pinches e irán sufriendo continuas diarreas hasta llegar al último que será quien gane. Se conseguirán varias vidas si se le añade tomate frito a la paella, aunque ya sabemos que Txutxín no es partidario de ello.

Danone, nada más y nada menos, ha ofrecido un contrato suculento por la receta de la paella dado que les sale más barata y más efectiva que el Activia y mucho más rápida la evacuación de los bífidus. Se están estudiando distintas ofertas entre las que destaca la de los laboratorios Rovi para sustituir el tradicional supositorio de glicerina por una ración de la paella txutxinera.

El txutxin y su cuadrilla

La multinacional “Palizones sin Fronteras” que preside María Cervera tratará de trasladarnos en burro, a 38 grados a la sombra, montados en un asno que te clava todos y cada uno de sus huesos, ternillas y raspas por el bullarengue mientras huele como una cataplasma de boñigas de choto. Si no estamos dispuestos a ello, nos trasladará en alegre cordada de sherpas, por los cortafuegos de La Mujer Muerta chupados por los mosquitos tigre y los alacranes. Como última alternativa propone ir saltando de piedra en piedra por el arroyo Tufi’s River que, como su propio nombre indica, echa un tufillo de agua retenida desde que pasó el tercer cuerpo de ejército de Mola liberando Turégano, Aldea Real y Los Asientos de Valsaín.

Dentro de las actividades lúdicas sin contacto -las de contacto como los bailes entre Txutxín y Javi serán a altas horas de la madrugada, una vez que el sol haya declinado y el Brugal haya empinado su órbita- se encuentra, decía, una representación del Wher’s Wally? o ¿Dónde está Wally? en versión torrelodonesca. Se titulará Wher’s Tommy o Tomás… ¿donde estás?, que no te se ve… galán. Esta última frase debe pronunciarse como si se estuviera cantando un schotis en plan chulo “que-no-te-se-ve”, galán.

Apa no podrá comer de todo aquello que se le ofrezca, pues está a plan de adelgazar y, además, está haciendo penitencia por los tres meses de vacaciones que se le avecinan. Ya sabéis, ha dicho, que lo malo que tiene este tipo de reuniones es que se comen tres veces al día y, en algunos casos, empalmados… en seguida ha añadido: quiero decir uniendo una comida con otra ¿eh?, aclaró turbado mientras se frotaba la nariz con el dorso de la mano derecha.

Al parecer no puede acudir a esta reunión Miguel Ángel por lo que no se podrá llevar a cabo un análisis medido, de esos suyos, sobre la efectividad en el centro con el pie derecho de Sergio Ramos autor de al menos tres mil centros medidos al área del resto de selecciones nacionales. De esos tres mil centros, más de mil doscientos acabaron en gol, como todo el mundo recordará.

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios